Biblioteca personal

En esta sección permanente, citaré algunas referencias y mis explicaciones de por qué me gustan.

La Tabla Rasa, Steven Pinker. Una magnífica visión de la sociedad y las numerosas hipótesis en torno a ella. Con este libro (más probablemente observación personal), empezaréis a intuir lo ridícula que suena la idea de que somos tablas rasas, en concreto, de una pequeña fracción del ambiente, la cultura, que, por un casual, fetichizamos. Porque suena bien decir: «Por culpa de profesores como éste, Carlos suspende», cuando podríamos estar ignorando factores genéticos y ambientales como una baja inteligencia o un bajo umbral de paciencia, dispersándose fácilmente.

Pero no sólo es la tabla rasa. Se ríe de otras dos ideas: 1) El fantasma en la máquina, la idea de que tenemos un alma incorpórea. ¿Por qué, casualmente, somos los únicos agraciados en el Universo con cosas que violan las leyes de la física como el alma?; 2) El buen salvaje, la idea de que los pueblos antiguos eran más pacíficos y que en algún momento, la civilización nos quitó la inocencia y nos hizo más agresivos. Esto ha quedado en entredicho con trabajos como Violence and Warfare Among Hunter-Gatherers que nos muestran cómo, proporcionalmente (porque suelen tener una población de decenas a miles), son zonas más violentas que nuestras sociedades actuales. La propensión del humano al conflicto bajo determinadas circunstancias no ha aparecido de la nada, es un rasgo que comparte con numerosos ancestros evolutivos y muchísimos otros animales.